¿te incomoda ir a comer solo?
Autoestima

¿Sentirías incomodidad comiendo a solas en un restaurante?

Cada vez vemos más personas tomando un café a solas en un bar y nadie piensa nada negativo, pero algunas personas sí piensan “ojalá no me diera vergüenza”. Y tú, ¿sentirías incomodidad comiendo a solas en un restaurante o yendo sola al cine? Son lugares públicos y sociales que en ocasiones nos cuesta concebir como individuales.

Estás en una ciudad nueva y viviendo solo, ¿saldrías a tomar una copa para conocer gente nueva? Si tu respuesta es sí gozas de buenas habilidades sociales sin esfuerzo. Si la respuesta es que te lo pensarías o no lo acabarías haciendo, es bueno que sepas que en esto no estás solo o sola.

¿Qué hace incómoda la situación?

¿Sentirías incomodidad comiendo a solas en un restaurante?

Hacer actividades a solas, si es en público, no suele ser lo habitual, pero quizá debería empezar a serlo. Ir a un bar solo y tomar un café es el ejemplo básico, pero podrías tener esa sensación para ir al gimnasio, correr al aire libre, ir al cine o viajar. Principalmente, lo que lo convierte en incómodo es que no solemos hacerlo y nos podemos sentir inseguros en ese ambiente.

Queremos vivir pensando que lo que piensen los demás nos da igual, pero no es tan sencillo en la práctica. Cuando hacemos actividades sociales solo o sola empezamos a darle importancia a sentirnos observados y normalmente nos incomoda. De hecho, si estuviéramos comiendo en un bar, pero por motivos de trabajo, no sentiríamos esa incomodidad o sería mucho menor porque lo consideramos justificado. Sin embargo, es la misma situación que si estás aburrido en casa y bajas a comer algo. Las circunstancias de una aparente misma situación modulan nuestra percepción.

Pero, no es solo sentirnos observados (aunque solo sea nuestra sensación), es que de pronto no estamos seguros de si estamos haciendo algo extraño o incorrecto y no tenemos a nadie para que nos avise. No queremos llamar la atención. Un ejemplo claro sería cuando vas al gimnasio solo y te sientes extraño por si estás haciendo un ejercicio mal, al revés o a saber. Seguramente nadie te está mirando en realidad y si te equivocas seguro que alguien te ayuda, pero nuestras ideas preconstruidas pueden llevarnos a decidir no ir al gimnasio. Y por ello, lo mejor es tomar distancia y poco a poco deconstruir esas ideas porque no pasa nada y ya sabes, si pasa, se le saluda.

Otro motivo sería el concepto social que tenemos de cada espacio, si asociamos el cine a películas para parejas y películas con amigos (es un ejemplo), no se te va a ocurrir ir solo o sola y, además, si lo hicieras sentirías que haces algo “fuera de lugar”. Sin embargo, seguramente cuando has ido al cine había personas solas y te ha importado tanto que ni lo recuerdas porque no llamó tu atención. Así que, puedes ir al cine sola, no es algo raro.

¿Sentirías incomodidad comiendo a solas en un restaurante?

Leer sola

Si crees que sí te sería una situación incómoda, es posible que la mejor opción sea hacerlo. Sí, llevar la contraria puede ser lo mejor. Una vez tengas una experiencia positiva y de esta forma conozcas a alguien nuevo o simplemente pases un valioso tiempo contigo mismo, todo será más fácil.

Comer solo es la puerta que abre nuevas experiencias como viajar solo o hacer esas actividades que no compartes con tu entorno. Es muy importante tener tiempo a solas de calidad para encontrar nuevos caminos propios. Y me temo que la vergüenza se supera con la práctica.

Puedes usar trucos al principio como llevar un libro que te distraiga de los demás, un portátil para hacer como que trabajas o chatear con alguien durante la comida. No es necesario que hables con desconocidos para ser sociable y las próximas veces igual puedes disfrutar de las vistas y recrearte en la comida. Ir solo a un sitio no significa que estés solo.

Lo individual está de moda

Hacer cosas solo

Pues sí, las cosas nos las planteamos cuando las empezamos a necesitar. No es casualidad que actualmente tanta gente decida buscar información sobre viajar solo, no podemos vivir tan rápido y tan rodeados en el trabajo, en casa, en la calle… Al final necesitamos hueco para nosotros mismos.

El ejemplo de comer en el bar puede ser muy liberador porque pensándolo en frío no tienes que irte lejos, puedes probar con un café a una hora de baja afluencia y acabar disfrutando de la película que te gustaría ver en el cine a la que nadie te acompaña, haciendo ejercicio libremente centrada solo en ti o disfrutar de un nuevo país.

Lo he llamado moda, pero lo considero el elemento clave para cuidarte y entenderte sin el ruido exterior. Sin embargo, es más normal de lo que piensas que la idea te produzca incomodidad, vergüenza e incluso miedo. Lo desconocido nos da miedo, deberíamos hacer algo que escape a nuestro control más a menudo.

Y no, hacer cosas a solas no te convierte en antisocial ni solitario porque, de hecho, cuando estás en equilibrio contigo mismo o misma es cuando puedes tener relaciones de calidad con otras personas.

Así que, si te tienes que sumar a una moda, esta no está nada mal.

¿Qué te parece este vídeo?

Autor

diariodevidavip@outlook.es

Comentarios

Ana
07/04/2021 a las 7:47 PM

Buenas tardes Sara,

Leer tu texto me hace sentir motivada, justo ahora me siento identificada al hablar sobre la incomodidad que sentimos al comer sol@s, parece una tontería pero no lo es, desde que estoy trabajando en Madrid, los días que debo hacer guardia no consigo comer sola por vergüenza, en cambio, si puedo tomar un café en una terraza tranquilamente, debemos cambiar el chip, y como bien dices, hacerlo una moda, para disfrutar de nosotros mismos, sin preocuparnos de nada más. Hay que intentarlo.

Muchas gracias y un saludo.

Ana Pérez Delgado



Deja un comentario

inicio
A %d blogueros les gusta esto: