¿Por qué no consigo hacer deporte?
Autoestima

¿POR QUÉ NO CONSIGO HACER DEPORTE?

Hacer deporte es un seguro de salud, eso está claro, pero, sobre todo, está de moda. Y está bien porque es una moda que te va a beneficiar, sin embargo, añade presión y es posible que tras un tiempo pensándolo o intentándolo te estés preguntando, ¿por qué no consigo hacer deporte?

Tanto si vas a retomarlo como si es la primera vez que te planteas hacer deporte puede ser que no te esté resultando fácil y, no eres el único/a, pero es probable que tengas esa sensación. Principalmente porque la imagen que nos llega del deporte es que no te duele nada, puedes ir con tiempo, sonríes siempre y todo está envuelto en un ambiente maravilloso. Y claro, la realidad es que la primera cara que te muestra el deporte es todo lo contrario, pero nadie te lo dice.

Nadie te dice “pues mira los primeros meses que hice deporte no sabía hacer nada; me dolía todo; a veces tenía un hambre desmedida y otras veces nada de hambre; en lugar de relajarme terminaba muy activa/o y me costaba dormirme; a veces me fallaban las fuerzas; estaba cansado/a todo el tiempo…”

Por eso y, como afectada principal 😀 , voy a desarrollar por qué no conseguimos hacer deporte inicialmente y cómo conseguirlo.

¿Qué me bloquea?

Bloqueo en el deporte

Si tu preocupación es cada mayor sobre por qué no consigues hacer deporte, quizá estás bloqueándote, provocándote inconscientemente una prohibición. Cada vez que te preguntas ¿por qué no consigo hacer deporte? Te alejas más de él simplemente porque crees (creer es solo creer) que hay un problema por que el que no lo logras.

¿Motivos iniciales? Puede ser que siempre hayas considerado que el deporte no es lo tuyo o hayas repetido hasta la saciedad que no te gusta el deporte, aunque no lo hayas practicado, como un niño jurándote que no le gusta el pescado y no lo ha probado. ¿Qué ocurre con los mensajes que nos repetimos? Que nos los creemos y creamos estructuras de pensamiento acordes a ello y son un muro infranqueable. No existe nadie que no valga para algo, existe lo que por motivación o habilidad se consigue. Mucho más por motivación y trabajo que por talento innato, la verdad.

En cualquier caso, esto es como el mito del abejorro: “Según los expertos en aeronáutica, el abejorro, por su peso, forma y tamaño no puede volar. Pero eso el abejorro no lo sabe, y por eso, sigue volando”.

También puede ser que quieras ver resultados inmediatos y tener una salud de hierro desde el primer día de deporte, obviamente no lo consigues, y la frustración te lleva al abandono. Si te das cuenta, sí consigues hacer deporte, pero otra vez vuelves a prohibírtelo con tu pensamiento.

O puede ser que sientes que tu vida es sedentaria y por eso has decidido que necesitas hacer deporte. Pero oye, te has apuntado a la piscina, gimnasio, yoga… y de repente tienes tantas obligaciones y compromisos que lamentablemente no vas a tener tiempo para seguir yendo. Otro muro que acabas de levantar en tu mente, no en tu cuerpo.

Así con cualquier excusa, porque tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto. Así funciona la profecía autocumplida.

¿Y si no consigo hacer deporte por ansiedad?

Deporte y ansiedad

No me gustan los tabúes y tampoco la idea de que leas el artículo y te quedes con la sensación de que nunca se habla de tu “excusa” con el deporte. Si este es tu caso te habrán recomendado que hagas deporte de mil formas diferentes, pero tú ya lo has intentado de todavía más de mil formas diferentes y no lo consigues.

Como ya sabes, si intentas hacer algo que va a reducir tu ansiedad (incluso si es algo que te gusta), tu ansiedad va a responder, quiere luchar por quedarse. ¿Solución? Ni caso y a hacer deporte. La ansiedad se va a desmontar con cada paso que des hacia lo que quieres conseguir. Parece sencillo y no lo es, pero si lo pruebas descubrirás que tú tienes el control y no ella.

Los beneficios que te va a aportar el deporte, física y mentalmente, son tan positivos que vale la pena seguir intentándolo. Aunque tu posición de entrada sea que ya te sientes cargada/o, agotado/a y dolorido/a como si hicieras 3 maratones al día, lo que al principio te va a parecer un esfuerzo sobrehumano poco a poco se convertirá en tu aliado. Pasarás por ese primer momento en el que parece que todo empeora, no te voy a mentir, pero dura poco y cuando mejora lo hace muchísimo.

Así que, “olvida” (aunque al principio lo finjas) que “algo” te impide hacer deporte, porque nada te lo impide. Solo estás en un círculo vicioso. Y por supuesto, siempre pide ayuda, la ansiedad tiene solución.

¿Cómo consigo hacer deporte?

Conseguir hacer deporte

Sea lo que sea que está haciendo que no consigas hacer deporte, estarás más cerca de conseguirlo si sigues algunas pautas:

    • Metas pequeñas: Apuntarse al gimnasio para perder peso o ponerse fuerte es un error. Sí, lo digo porque lo pienso. ¿Cuánto tiempo tienes que entrenar para notar ese resultado? Ya huele a abandono antes de empezar. Apúntate a lo que quieras para pasarlo bien, para conocer gente, para probar algo nuevo… porque por el camino vas a perder peso o te vas a poner muy fuerte, pero nos evitamos un montón de días de frustración y un montón de abandonos. Además, lo voy a decir en crudo, ¿hace cuánto tiempo te sobran quilos y no les has hecho ni caso? ¿Vas a solucionar un montón de tiempo de “abandono” en un mes? Las prisas no son buenas y en este caso, tampoco saludables.

Ya sé que en el gimnasio parece que se entrena solo el cuerpo, pero encuentra un equilibrio, si empiezas a marcarte metas físicas comparándote con los demás, estarás desentrenando la mente. No crees complejos y obsesiones innecesarias. Solo intenta relajarte y divertirte.

Que tus metas sean inicialmente hacer ejercicio 1 o 2 días a la semana, te digan lo que te digan, porque en el deporte hay mucho experto ahora 😀 , tu cuerpo ya te irá pidiendo más, escúchate.

    • No obligatorio: Obligatorio es trabajar, pero no hacer deporte. Incluso aunque te lo haya recetado el médico por un motivo de salud, recondúcelo hacia la motivación, no hacia la obligación. Así eliminamos una buena carga de presión. Tampoco dejes que nadie te obligue, cada uno con su ritmo.

Esto es como cuando te obligan a estudiar y es lo último que harías, pero de repente creces y cuando nadie te obliga te metes a estudiar y encima lo aprovechas y lo disfrutas.

    • Elige lo que te apetece: “apúntate al gimnasio, mejor haz yoga, ve a jugar al fútbol, ahora todo el mundo sale a correr, haz deporte en casa que está de moda, mejor al aire libre, mejor acompañada/o, mejor sola/o” … Haz lo que te de la gana. Siéntete libre y cambia cuando quieras si lo que pensabas que se ajustaba a lo que querías al final no es así y no esperes a ir acompañada/o si eso hace que entre varias personas no hagáis deporte ninguno. O quizá consigues integrarte en un grupo de entrenamiento que se convierte en tu nueva motivación. Simplemente prueba, no seas rígido/a y no te rindas.

Lo más importante en el deporte

yoga

Tienes que ser constante a la rutina deportiva que se ajuste a ti en cada momento, pero lo conseguirás con el hábito de la repetición y siempre que tu predisposición sea hacia el bienestar y no hacia la presión.

No te rindas porque es posible que aún abandones unas cuantas veces más antes de encontrar la estabilidad. Haz nuevos intentos hasta que encaje todo.

Busca asesoramiento en cuanto a salud y en cuanto a la intensidad del ejercicio que tienes que hacer inicialmente.

Asume que al principio vas a tener agujetas, cansancio, pereza y mil cosas más, pero sigue y pasa la barrera, detrás está todo eso tan maravilloso que nos venden en la publicidad deportiva.

Por supuesto, abandona todo sentimiento de vergüenza y pensamiento de que no vas a saber hacerlo. Todas las personas que ves en la puerta de un gimnasio, tan seguros en ese espacio, empezaron sin tener ni idea, todas las personas que salen hoy a correr empezaron un día concreto, todos los grupos que se convierten en amigos y toman café después de entrenar, el primer día solo eran desconocidos. Vive nuevos “primeros días”.

Elimina todas las resistencias que te está poniendo tu mente porque estás cayendo en tu propia trampa y alimentando tu zona de confort. Yo voy a por ello también 💪😄.

 

Autor

diariodevidavip@outlook.es

Comentarios

Javi
18/12/2020 a las 6:03 PM

Bueno… Lo voy a intentar. Que lo sepas
Luego ya si eso. Pero que conste.. Que lo voy a intentar.



19/12/2020 a las 9:44 AM

😀 Suena lejano eh! Piénsalo muchas veces y al final hasta te apetece



Pablo
24/12/2020 a las 9:18 AM

Muy chulo el post , muy interesante y didactico! Gracias



24/12/2020 a las 9:41 AM

Me alegro que te guste! 😀



Ester
25/12/2020 a las 10:01 PM

Me pasa…🤦🏼‍♀️ Gracias por los consejos, lo intentaré



Deja un comentario

inicio
A %d blogueros les gusta esto: