¿Demasiado tarde para aprender?
Autoestima

¿Demasiado tarde para aprender?

Queremos aprenderlo todo de pequeños, convencidos de que debemos llegar a una edad adulta habiendo aprendido todo lo que necesitamos. Este concepto sobre el aprendizaje puede hacer que pienses que ya es demasiado tarde para aprender algo. Sin embargo, si solo con lo que aprendemos hasta la adolescencia fuera suficiente, estaríamos asumiendo que la realidad social no cambia y eso es una locura.

Muchas personas encuentran el éxito en lo que deciden aprender siendo adultos o adultos mayores precisamente porque tienen la madurez de asumir esa responsabilidad.

¿Por qué pensamos que es demasiado tarde para aprender?

aprender

Cuando somos pequeños tenemos actividades extraescolares y un montón de deberes escolares. El objetivo es aprobar y ser habilidoso, pero no nos cuestionamos si estamos aprendiendo algo o no. Por un lado, es positivo porque aprendes sin darte cuenta, pero por otro la motivación puede no ser la adecuada al no elegir lo que estudiamos o practicamos.

Por eso hay personas que fueron malos estudiantes, pero a los 30, 40 o 60 deciden estudiar lo que eligen y triunfan. Ya tenemos la primera prueba de que nunca es tarde para aprender.

Es cierto que cuando somos niños y niñas adquirimos conocimientos y habilidades fácilmente, pero no hay una edad para estudiar o hacer lo que realmente te gusta. Incluso aquello que antes ni te gustaba o ni sabías que existía. La vida es un proceso en movimiento y adecuarse a él desde que naces también es aprender.

También sentimos un exceso de responsabilidad, pensamos que tenemos tantas ocupaciones que no nos podemos dar el lujo de parar y disfrutar, porque sí, aprendiendo se disfruta. O sentimos frustración porque nos vemos lejos de nuestros objetivos y eso nos produce miedo al fracaso y cierto pánico escénico por el añadido de considerarte mayor para ello. A veces pensamos que si emprendemos algo y sale mal hemos fracasado, pero lo cierto es que solo fracasamos cuando nos negamos la iniciativa a nosotros mismos.

¿Qué podría aprender ahora?

nadar aprender

A lo mejor no tienes un sueño explícito que cumplir, pero sientes que necesitas evolucionar, aprender y salir de tu zona de confort. Algunas ideas pueden ser:

    • Empezar de 0: Si necesitas un cambio radical, no solo te cortes el pelo. ¿Piensas que tu vida está bien pero no es la que te gustaría?, arma un plan y aprende lo necesario para dar el salto. Si quieres vivir en otro lugar, hazlo. Si prefieres cambiar lo que sea y lo que te frena es todo lo que tendrías que hacer para conseguirlo, pasa a la acción. Aprender no es instantáneo, requiere del proceso y la experiencia para que lo definas como aprendizaje y crecimiento personal.
    • Crear amistades: Estás pensando que las amistades surgen y es verdad, pero, cuando conoces a mucha gente nueva cabe la posibilidad de que una de ellas se convierta en una buena amiga o amigo. ¿Cómo puedes conocer gente nueva? Investiga qué te gustaría hacer y apúntate a ello, puede ser estudiar, cantar, bailar, dibujar, cocina… Lo que te apetezca en este momento. Además, de las personas se aprende mucho, sobre todo de las que consideras amigas o amigos.
    • Aprende idiomas: Aquí hemos dado en piedra dura 😀 ¡Cómo nos cuesta lanzarnos a los idiomas! Llegamos a pensar incluso que cómo vamos a aprender un idioma si no sabemos nada de ese idioma y no nos damos cuenta de que esa precisamente debe ser la motivación. Puedes aprender un idioma a cualquier edad y, en cierta medida, creo que es mucho mejor cuando eres adulto y lo eliges tú, aun teniendo en cuenta que de pequeños somos esponjas y si lo aprovechas es maravilloso. Además, viajar es un aprendizaje a muchísimos niveles, no vas a aprender solo el idioma. Pero, si no puedes viajar, puedes conocer a personas que evidentemente tampoco saben nada del idioma que vais a estudiar y disfrutarlo juntos.
    • Busca una afición: A veces empiezas a hacer algo por aburrimiento o por probar y se convierte en todo un descubrimiento. Ya sabes que tener aficiones es muy importante, uno de los motivos es porque aprendes haciendo algo que te gusta. No solo se aprende de los libros, la experiencia y dedicarle tiempo a algo se convierte en un aprendizaje. No hay edad para ninguna afición, lo que quieras hacer, hay un modo de que lo hagas.
    • Universidad: Es el lugar por excelencia en el que más entendemos que a cierta edad ya hemos perdido ese tren. Sentimos que vamos tarde, que no es nuestra etapa. Verás, sí hay etapas en la vida, pero no tienen ningún orden establecido. Estudiar es admirable porque supone que te interesas tanto por algo que vas a invertir tu tiempo en saber más de ello y, sinceramente, no todos están en ese punto de partida a los 18 años, a veces lo estás a los 48, y está bien. No, no está bien, está genialmente bien. En lo único que te tienes que centrar es en entender tu ciclo de vida, a veces coincidirá con la etapa evolutiva de la mayoría y otras veces estarás solo o sola en tu etapa, pero ese es tu momento y tienes que conocerte bien para reconocer tus trenes cuando llegan. Sobre todo, cuidado con las prisas, que no son buenas.

¿Por qué pensamos que es tarde para nosotros?

cerámica

Se puede deducir una relación entre el tiempo y la edad que tenemos, sumado a la organización de la población en grupos de edad y la tendencia inevitable a compararnos por razón de edad y grupo social evolutivo donde deberías estar insertado en este momento.

Olvidamos que el uso del tiempo es subjetivo y que no podemos vivir como un rebaño en el que todos vivamos lo mismo al mismo tiempo porque sacrificaríamos cosas tan vitales como la innovación, la diferencia y la sorpresa. Ni siquiera podemos determinar de forma mundial cuando finaliza la infancia o la adolescencia, porque no hay una respuesta correcta a la evolución de cada persona. La realidad, que la construyes/construimos constantemente, no llega ni pronto ni tarde a ningún sitio.

Lo que sí tienes es un cerebro con un potencial de oportunidades y una capacidad para tomar decisiones que te hacen precioso o preciosa cuando simplemente lo conectas. Y el mundo puede estar esperando esa conexión tuya, porque todos tenemos en el ADN social algo que aportar al mundo. Eso sí, aprender supone fallar, errar, suspender y otras cosas que forman parte del proceso para llegar a triunfar, aprobar, disfrutar. Nunca es demasiado tarde para aprender, pero tampoco nada es fácil, aunque tengas muchísimo talento. Y esa es la gracia y la importancia del tiempo.

¿Por qué decimos que el tiempo lo cura todo? El tiempo no cura nada, te curas tú aprendiendo nuevas cosas que te permiten dejar atrás otras. El tiempo te ayuda a curarte, pero solo si haces los deberes.

Ejemplo de quienes “llegaron tarde”

Graduada

No hablo de personas que decidieron triunfar tarde, hablo de personas cuya evolución (esfuerzo y trabajo) los llevó a encontrar su éxito después de lo “socialmente esperado”. No todo son niños y niñas prodigio, simplemente nunca es demasiado tarde para aprender.

  • Stan Lee creó el cómic “Los cuatro fantásticos” a los 39 años y después creó el Universo Marvel.
  • Henry Ford creó el revolucionario Ford T a los 45 años.
  • Alguien como Charles Darwin consiguió cambiar la ciencia con su obra “El origen de las Especies” a los 50 años.
  • Penélope Fitzgerald escribió su primer libro a los 60 años y le llevó a ganar el máximo premio literario de su país, el Booker, a los 63 años.
  • Golda Meir fue la Primer Ministra de Israel desde a los 71 años y hasta los 76.
  • Rosa Regás escribió su primer libro a los 50 y los 68 años ganó el Premio Planeta.
  • Alguien como la Madre Teresa de Calcuta no encontró su vocación hasta los 40 años cuando decidió dedicarse al cuidado de los enfermos de Lepra.
  • La actriz española María Galiana, siempre fue maestra de instituto, fue actriz por primera vez a los 50 años. Más tarde ganó un Goya por en la película Solas cuando tenía 66 años.
  • La obra más conocida de Giuseppe Verdi Otelo se estrenó a sus 74 años.
  • El inventor de algo tan importante como la penicilina, Alexander Fleming, consiguió su misión a los 47 años, lo que le valió un Nobel de Medicina años después y un incalculable beneficio en la salud de todos.

¿Te imaginas que alguna de estas personas hubiera decidido abandonar porque no les salieron las cosas como esperaban en la edad esperada? O simplemente, ¿ignoraran su sueño por ser más “mayores”?

He puesto personas que además de alcanzar la cima en algún aspecto de su vida, lo consiguieron mostrar al mundo de forma pública. El éxito la mayoría de las veces es anónimo, pero su poder es el mismo. Nunca es demasiado tarde para aprender, no te rindas nunca.

Autor

diariodevidavip@outlook.es

Comentarios

Ester
01/03/2021 a las 11:07 AM

Nunca dejamos de aprender y tenemos que tener más presente nuestra valía para todo! Gracias!



01/03/2021 a las 12:30 PM

Así es! Gracias a ti 🙂



Deja un comentario

inicio
A %d blogueros les gusta esto: