¿De dónde viene San Valentín?
Información

¿DE DÓNDE VIENE SAN VALENTÍN?

Como en todas las leyendas, no se puede confirmar la veracidad de los orígenes de San Valentín, pero tiene una historia y te la voy a contar. La tradición varia según el lugar, pero es interesante descubrir por qué y cómo nos organizamos para mantener una tradición.

Te propongo que escapes un momento a la visión consumista de esta fiesta y descubras de dónde viene San Valentín.

¿De dónde viene San Valentín?

candados amor

Su historia comienza en Roma, en el Siglo III, cuando parejas de cristianos que estaban siendo perseguidos por la Iglesia Católica comenzaron a casarse clandestinamente gracias al sacerdote Valentín. Este sacerdote estaba desobedeciendo las ordenes de Claudio II, motivo por el que fue encarcelado y ejecutado el 14 de febrero del año 270.

Pero no es hasta un par de siglos después cuando el papa Gelasio I se hace eco de la historia y quiso homenajear el gesto de Valentín convirtiéndolo en santo y añadiendo la fecha de su ejecución al calendario litúrgico con el fin de celebrar el amor.

Ya en 1969 el Concilio del Vaticano II quiso eliminar esta celebración, pero ya era demasiado tarde porque se había convertido en cultura popular y también en un negocio.

Al principio de su expansión los enamorados se regalaban tarjetas declarándose su amor.

En la actualidad es un día en el que muchas parejas deciden expresarse su amor de forma diferente, escapando a la rutina. Algunas personas se hacen regalos materiales, otras aprovechan para hacer proposiciones especiales o dedican el día a alguna experiencia.

¿Cómo se celebra el 14 de febrero?

San Valentín

No todos los países lo celebran como el «día de los enamorados”, algunos celebran el «día de la amistad” como es el caso de Finlandia, Estonia o Noruega.

Para conocer más sobre de dónde viene San Valentín y como lo conocemos hoy en día, es curioso conocer algunas peculiaridades:

    • Verona es la capital de San Valentín para el mundo: Seguro que los más románticos saben que todos los 14 de febrero esta ciudad italiana se llena de cartas románticas de todos los rincones del mundo dirigidas a la obra Romero y Julieta. Sí, la obra literaria de Shakespeare, la historia de amor por excelencia se ha convertido en un ritual cada año.
    • La visión de Japón: Allí la fiesta del 14 de febrero se denomina la Tanabata. Consiste en que la mujer es quien hace regalos a su pareja. Pero, un mes después, en la fiesta que llaman Día de blanco, son los hombres los que regalan flores a sus parejas. Sin embargo, nacen nuevas tradiciones para el 14 de febrero como subir al monte Fuji y pedir el deseo del amor eterno mientras tocan la campana tres veces seguidas.
    • La simbología China: Si alguna vez pasas en China un San Valentín no olvides lo que vas a leer aquí. Resulta que en función del número de rosas que te regalan te están dando un mensaje u otro. Una rosa significa “eres única”, once “eres mi preferida”, si son 99 “amor para siempre” y si son 108 es una petición de matrimonio. Madre mía, en España te regalan 11 y ya tenemos el lío, si yo soy la preferida, ¿Cuántas más hay? 😀 Por no hablar de empezar a contar rosas creyendo que va a llegar a 108 y se quede en 99, ¡Qué drama! ¡O alivio! Quien sabe… 😀
    • Los anónimos de Dinamarca: En Dinamarca apuestan por el misterio y son ellos quienes envían poemas románticos a sus amadas, pero de forma anónima. Lo mejor es que si a través de las palabras consigues averiguar quien te la manda, tendrás que regalarle un huevo de pascua y… ¡esta será vuestra primera cita! (no me preguntéis por qué un huevo, no lo he inventado yo 😀 )
    • Golosos los Croatas: En Croacia apuestan por conquistar con chocolate. Se regalan bizcochos enormes de chocolate y muy decorados con muchísimos detalles y en la parte de arriba colocan un espejo donde escriben «Te regalo mi corazón, mira quién está dentro de él».
    • Amor frío finlandés: Bueno, que se celebre en un lugar tan caracterizado por no mostrar fácilmente sentimientos, ya es una sorpresa. Eso sí, no se celebra entre enamorados si no entre amigos. Se llama Ystävänpäivä o Día del amigo, yo creo que lo voy a llamar “día del amigo”. Pues no es por nada, pero esta gente por dentro no es fría porque les hablan de amor y piensan en sus amigos, eso es romanticismo de verdad.
    • El secreto de Irán: En Irán la celebración del 14 de febrero está prohibida, pero los jóvenes, a escondidas, pasan un día especial con sus parejas. No tienen permitido hacer muestras públicas de cariño así que los regalos se producen, pero en la clandestinidad. Y es que, ¿Quién le dice “no” al amor?

Curiosidades de San Valentín

París

Las curiosidades forman parte del romanticismo que envuelve a esta fecha y también nos ayuda a conocer de dónde viene San Valentín y en qué se traduce su efecto:

    • Resulta que en EEUU han detectado que los partos durante los días 14 de febrero aumentan significativamente. Y dirás, ¿pero como cuadran eso? Pues parece ser que programan las cesáreas y partos por petición de los padres para ese día siempre que sea posible claro.
    • En marzo las pruebas de embarazo se disparan y parece estar probado a través de la tasa de natalidad justo a los 9 meses de alrededor de esta fecha señalada.
    • Según Durex, el 14 de febrero aumentan las ventas de condones entre un 20 y un 30%.
¿Consumismo o celebración?

Amor

Salvando la tendencia general, puedes elegir qué parte con qué parte te identificas, incluso decidir que no te interesa ninguna parte de San Valentín.

Es innegable el negocio de los regalos en esta fecha, pero yo nunca estaré en contra de un día en el que reina el chocolate en todas sus formas, texturas y sabores 😀 . Sin embargo, tengo que reconocer que, si el día te alcanza sin pareja, el ahorro consuela.

En cualquier caso, a mi me gusta que exista un día en el que celebrar el amor ya sea en la familia, con amigos, pareja o como sea. Y si lo que menos te gusta es la parte más comercial, siempre puedes revisar cómo se celebra en otros países y copiarte un poco de lo que más te agrade.

Por supuesto,  a quienes queremos los queremos todos los días, pero también todos los días cumples un día más y solo celebras el que es tu cumpleaños. Mi postura es celebrar lo que sea y hacerlo siempre, especialmente los días señalados. No hay excusas, como para salir a correr 😀 .

El poder social de las celebraciones

celebración

Proverbio Sueco: Una alegría compartida es doble alegría, una pena compartida es media pena.

Las celebraciones se convierten pronto en tradiciones y es así porque queremos repetir ese acto de forma que eso nos identifique con quien participa. Queremos celebrar este año el cumpleaños porque en todos los anteriores compartimos un momento especial con personas que consideras importantes. Queremos celebrar una boda, un ascenso laboral o un logro personal porque queremos compartir de nuevo un momento especial. Y además, cada vez que lo hacemos cerramos etapas y abrimos nuevas, nos reinventamos retroalimentándonos socialmente.

El poder social de una celebración es crear una simbología alrededor de la fiesta que fortalece la identidad y pertenencia a un grupo. Celebrar provoca emociones positivas y genera vínculos sociales sanos.

Autor

diariodevidavip@outlook.es

Deja un comentario

inicio
A %d blogueros les gusta esto: