Cuando soy mayor
Autoestima

¿Cuándo soy mayor?

¿Cuándo soy mayor?

Es la pregunta que nos hacemos cuando somos niños deseando que llegue ese momento y por fin “hacer lo que queramos”. Sin embargo, según vamos cumpliendo años vamos huyendo cómo sea de la idea de hacernos mayor.

Creer ser mayor tiene dos connotaciones, si estás en plena adolescencia lo utilizarás como algo positivo que te permite una nueva independencia. Aunque también más responsabilidades. Pero si empezamos a escuchar “ya estás en los 30 ¡eh!”, “la crisis de los cuarenta”, “cincuentón, cincuentona”, “jubilación” etc. La cosa se empieza a complicar.

La verdad es que ser mayor se produce a la edad que quieras o puede no producirse nunca, incluso aunque institucionalmente (sistema sanitario, DNI, mercado laboral…) nos organicen, lo que te afecta emocionalmente es solo cómo te estás percibiendo a ti mismo.

La parte ventajosa de lo subjetivo es que podemos modificarlo.

 

¿Qué ventajas tiene ser mayor?

Cuando soy mayor

Aumentar de edad no se puede evitar, lo que sí podemos hacer es disfrutarlo y aprovechar cada etapa a lo grande. Así que, me voy a atrever a mencionar cosas que sí puedes hacer cuando te haces mayor, independientemente de tu edad:

 

  • Más autonomía: Desde tener capacidad para independizarte hasta decidir sobre el rumbo de tu vida (no te escudes justo en lo que no te puedes permitir). La sensación de libertad, en el espacio en el que puedes decidir qué hacer, es impagable. No le regales ese privilegio al paso tiempo, recuerda que esto era lo que más querías de pequeño y ya lo tienes.

 

  • Más experiencia: Cumplir años no debe significar otra cosa en tu vida que no sea aprendizaje. Para aumentar la experiencia es necesario vivir asumiendo riesgos, esto no es solo cosa de personas con poca edad. Las personas con 10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90 y 100 años deben experimentar, acertar y equivocarse una vez más.

 

  • Mejor control: Precisamente con la experiencia vas afinando, das menos rodeos a lo que quieres, la impulsividad disminuye.

 

  • Volver a lo vivido: Es un error pensar que lo que te gustaba con 20 ya no te debe gustar a los 60, pero es definitivamente imperdonable llevar ese pensamiento a la práctica. La chica o el chico del pasado que eras y que recuerdas con nostalgia, sigues siendo tú añadiéndole nuevas circunstancias. Busca atajos al laberinto, vuelve a lo que quieras y conjúgalo con tu presente.

 

  • Decisión de tu actitud: Tienes el privilegio de decidir qué te afecta y qué no, si vives los 60 con total tranquilidad, pero los 70 te los pasas de fiesta. O si pasas los 20 muy preocupada por tu futuro y los 30 deshaces todo lo planeado y empiezas de 0. Un día estás comprando mil cremas antiarrugas (de día, de noche, rejuvenecedora, con colágeno, con extracto de no se qué…) y al día siguiente te encantan tus arrugas nuevas. Y las canas. Dales un valor relativo a las expectativas, especialmente las que tienen que ver con el físico.

Cambia de opinión, visión, canción, preocupación y de absolutamente todo de lo que ahora te aburre porque ya no te define. Te lo puedes tomar como que envejeces o como que te transformas, las dos cosas van a ser verdad.

Todo esto sin olvidar que tu cuerpo va a cambiar, también tus pensamientos y tus preferencias, pero las transformaciones solo son negativas si las identificas como tal. Nunca nadie ha sido joven para siempre, ni siquiera Isabel Preysler, lo que sí ocurre es que hay personas que mueren objetivamente mayores derrochando más vitalidad que alguien que esconde su edad con 50 años menos. Esa sí es una decisión personal.

 

¿Por qué a veces nos angustia hacernos mayores?

Recuerdos envejecer

Si tengo al alcance todas las ventajas anteriores (y más), ¿por qué nos angustia pensar en cuándo soy mayor? Principalmente porque nuestras habilidades físicas y mentales sí van cambiando y nos tenemos que ir adaptando. ¡Ojo! Que no he dicho ni a mejor ni a peor, cambian a lo que vamos necesitando, sin más.

Nos preocupa porque si no aprovechamos correctamente una etapa de la vida se nos dificulta pasar a otra. Pero no me refiero a que a los 20 toca fiesta, a los 25 toca casarse y antes de los 30 toca tener hijos. Me refiero a que tenemos la mala costumbre de no hacer lo que queremos cuando podemos, queremos y nos gustaría.

¿Podemos decidir hacer lo que queremos? Sí, pero claro, la incertidumbre produce sensación de desamparo y para qué negarlo, lo desconocido, lo que viene y no sabemos qué es, nos produce miedo. Y así vamos retrasándolo todo y creando una sensación constante de que el tiempo se nos escapa con cada año que cumplimos sin darnos tiempo a nada.

Dicho de otra forma, ya hemos encontrado lo que nos (mal) reconforta, ¡un culpable! El maldito cumpleaños, que cuando te das cuenta ya está aquí otra vez.

Así puede haber un largo etcétera de motivos por los que no te gusta la idea de envejecer día a día, porque no envejecen solo los adultos mayores, los bebés recién nacidos ya están envejeciendo.

 

¿Qué determina si soy mayor?

Sentirse mayor

Si nos centramos en cómo quieres percibirte y olvidamos el numerito de recuerdo de cuándo naciste, nada.

Podemos tener una construcción social muy arraigada del concepto “mayor”, y le puedes encontrar toda la lógica del mundo en tu práctica diaria, pero todos los atributos que le añades a ese concepto son relativos.

Y ahora puedes decir: Sí, pero te acercas al final te consideres mayor en occidente o en oriente. De acuerdo, ¿para qué necesitarías vivir más si aprovechas el ciclo de la vida que ahora mismo deberías estar explotando? ¿Cuántas veces vas a morir? Yo solo pienso hacerlo una vez, el resto del tiempo no.

Consejos para dejar de sentirme mayor
    • Come sano y equilibrado
    • Haz ejercicio divirtiéndote
    • Baila y canta
    • Mantén los amigos de siempre, pero haz nuevos
    • Vuelve a hacer las cosas con las que antes disfrutabas
    • Comparte tiempo e implícate con los “jóvenes”
    • Estudia y lee sobre cosas que te generan curiosidad
    • Deja la hipocondría
    • Olvida lo que ya no hiciste y no puedes recuperar
    • Nunca vuelvas a rechazar un plan que te apetece por considerarlo poco adecuado a tu edad

Si te abruma un poco, siempre es buena idea ayudar a la imaginación con algunas películas. Puedes consultar la lista de películas de este artículo, aunque no seas tan mayor como sus protagonistas, llegarás y lo mejor es saber llegar con el trabajo bien hecho.

Y por cierto, obligaciones ya tenemos muchísimas, los cumpleaños son motivo de fiesta, ¿te vas a perder tus propias fiestas?

Autor

diariodevidavip@outlook.es

Comentarios

Javier Sanchis
06/11/2020 a las 5:47 PM

Ser mayor.. O… Sentirse mayor?
This Is the question.
No sé qué hacer…. 😀



Ana
08/11/2020 a las 5:09 PM

Siéntete vivo y con ilusión.



Deja un comentario

inicio
A %d blogueros les gusta esto: