¿Cuál es el camino correcto para mi vida?
Autoestima

¿Cuál es el camino correcto para mi vida?

La búsqueda del camino correcto es un objetivo común, lo que no está tan claro es quién o qué determina lo correcto y lo incorrecto en el camino vital de una persona. No es tan sencillo separar el bien del mal, sobre todo cuando según el lugar, la edad, la experiencia etc. el bien y mal varía en sus límites y significados. Entonces, ¿Cuál es el camino correcto para mi vida?

Todos queremos hacerlo lo mejor posible y no tenemos mucha más opción que compararnos con nuestros iguales, con lo deseable en el tiempo que te ha tocado vivir. A veces estas cuestiones son una fuente de incertidumbre, inseguridad y desconfianza, pero puedes reconducirlo.

El problema social del “camino correcto”

Correcto o incorrecto

El camino correcto no es lo que se espera de nosotros, sin embargo, esa idea va ganando por goleada. De forma que puedes confundir el concepto de “incorrecto” con “no esperado”. Es decir, estarías confundiendo tu camino correcto con las expectativas de otras personas o grupos.

Los factores que influyen en lo que se espera socialmente de nosotros son múltiples como la edad, educación, los padres, los amigos, las creencias, la cultura del lugar al que perteneces… Por lo que no es difícil que tomemos caminos predeterminados sin cuestionarlos. Vivimos sin dale demasiada importancia a la conciencia de nuestros actos.

Para asegurarte de que no estás cayendo en esa trampa en la que participamos todos, consciente o inconscientemente, la clave es tomar conciencia sobre tu propia vida. La mirada no solo hacia afuera si no en concordancia con la mirada interior que solo tú puedes hacer contigo. La honestidad te acerca a cosas que, en su conjunto, podrás denominar mi camino correcto.

¿Cuál es el camino correcto para mi vida?

Siendo realistas, la vida es un misterio y no la vas a resolver hoy leyendo este post, a la vida hay que encontrarle las herramientas para construirla.

Nunca dos personas van a encontrar las mismas herramientas porque nunca partirán de un mismo punto común, aunque puedan cruzarse momentáneamente. Lo que sí debes saber es que todos tenemos acceso a las herramientas, pero no aparecen, las encuentras mientras avanzas. Lo cual implica que tú haces el camino de tu vida y no al revés.

Además, nadie va a poder decirte cuál es ese camino para tu vida porque las posibilidades son infinitas. Harás combinaciones en tus elecciones que darán resultados únicos, que serán solo tuyos. Podemos e incluso a veces debemos pedir consejo, pero no olvides que nadie sabe como vivir, si no ya habríamos muerto de aburrimiento. Hemos venido a jugar.

Lo más cercano a indicarte el camino correcto para tu vida es decirte que no existe un camino más correcto que el que está en coherencia con tus objetivos, metas y elecciones conscientes. Vamos, que el camino correcto es el que tú quieras.

Actuar es el principio del camino

Actuar es el camino correcto

En este punto ya estarás pensando que todo es muy pesado, que tú querías simplemente saber qué hacer para encontrar tu camino y solo estás obteniendo deberes por hacer.

Y efectivamente, la mejor opción es actuar porque de lo contrario corres el riesgo de entrar en un bucle de pensamientos, incertidumbre, comparaciones y sentimientos de frustración que solo va a crearte la ilusión de que no sabes qué rumbo tiene tu vida.

En definitiva, más actuar y menos pensar, para lo que necesitas seguridad que solo vas a obtener confiando en tu mirada interior. Hagas lo que hagas, si no daña a alguien y se corresponde con lo que sueñas será el camino correcto. Y como ya hemos dicho que no existe un camino correcto, puedes cambiar la dirección e incluso el sentido completo cuando quieras.

En realidad, es mucho mejor que tener una vida marcada en la que te limitarías a la rutina y el hacer por hacer, porque no tendrías otra elección. Valora el abanico de colores y no te quedes con uno solo. Solo pierdes el tiempo cuando paras, el resto del tiempo, incluso cuando fallas, estás construyendo cosas exclusivas.

¿Cómo sabré si estoy en el camino correcto?

Abanico de colores

Simplemente, siempre lo estás y lo sabrás cuando tomes conciencia de que estás alineada o alineado con tus pensamientos y acciones. Que eres tu mejor guía, que formar un buen equipo con tus herramientas.

También es importante cómo continuarás en ese camino que ahora reconoces como tuyo y, por tanto, el correcto. Seguirás porque habrás empezado a cumplir pequeños objetivos y el bienestar interior y exterior que te produce no lo cambias por nada. Nada más adictivo que lo sano.

En consecuencia, has aprendido a leer tus propias señales y reconoces el malestar que te dice que te estás dando la espalda en algún aspecto. No somos más que una máquina con un sistema operativo genial.

No te has olvidado del resto de la sociedad, pero ahora quieres que cada uno experimente su propio camino porque cuando nos sentimos bien individualmente, los beneficios son conjuntos. También nos sentimos muy lejos de que nos afecten las expectativas ajenas.

Lo que te pasa realmente cuando llegas a este punto es que eres totalmente consciente de que ya no estás donde ayer. Tu avance se hace visible y correcto que es lo que más queremos. El camino correcto.

La motivación como motor

Lo que necesitas para empezar y, después para continuar, es la motivación. La motivación te hace inmune a la sensación de fracaso porque cuando estás convencido o convencida de querer conseguir algo lo intentas sin que te pese por la motivación de llegar al objetivo.

Con la motivación también vas a transformar el “ego” en autoestima, porque ya no vas a tomar decisiones por la fuerza ni por agradar a nadie, si no desde lo que tú te pides a ti mismo.

La motivación te obliga a definir por qué quieres algo y para qué, por lo que te permite actuar desde ideas claras. Con el motor de la motivación en marcha tienes una fuente de energía asegurada, lo que no te dejará rendirte porque estarás muy a tope.

Lo que no te he dicho al principio es que cuestionarse si estás en el camino correcto es una buenísima señal. Las preguntas siempre te acercan a las respuestas que necesitas.

Autor

diariodevidavip@outlook.es

Deja un comentario

inicio
A %d blogueros les gusta esto: